En un relato de apenas 48 horas, España ha vivido un vaivén político y social en tres actos alrededor de las becas Erasmus. Primero, el Ministerio de Educación aplicó una medida inesperada que suprimía la ayuda estatal para los estudiantes que no fueron becados en el curso pasado. Segundo, una oleada de críticas de estudiantes, partidos políticos y de la propia Comisión Europea pidiendo que no se penalice a los alumnos, muchos de ellos ya instalados en su ciudad de destino. Y tercero, una rectificación exprés del Gobierno, que ha prorrogado la actual ayuda complementaria un curso más.

¿Es un final feliz? Sí, pero no. Para los estudiantes, supone unos meses de tregua en los que se soslaya el problema, pero el meollo de la trama no termina. Por eso, un minuto después de celebrar la rectificación del ministro Wert, los erasmus españoles repartidos por Europa -unos 39.000 este curso, según los datos de Educación– mantienen sus movilizaciones y campañas, alertados por lo sucedido.

Laura Zornoza, la estudiante cuya iniciativa en internet para frenar la medida del Ministerio de Educación ha alcanzado las 200.000 firmas, califica la rectificación de Wert de «parcial» y anuncia que su campaña sigue adelante. Este miércoles entregará las firmas que ha recogido hasta el momento en el Ministerio de Educación. «Nos hemos hecho oír pero hay que seguir luchando», asegura.

«Agradecemos al ministro que nos haya escuchado, pero su anuncio es solo una rectificación parcial. La campaña que inicié pedía la rectificación no solo para este año, sino para todos los futuros erasmus. Por mi parte, la campaña va a seguir abierta y vamos a seguir luchando. Tenemos que aprovechar el movimiento que se ha generado estos últimos días y seguir ejerciendo presión para que la rectificación se haga permanente y continúe en las próximas convocatorias».

Hace apenas 24 horas, muchos erasmus españoles, indignados por conocer esta noticia cuando se hallaban instalados en sus ciudades de destino desde hace dos meses y contaban con este dinero para manutención o para pagar la residencia, explicaban a RTVE.es la diferencia que supone cobrar la ayuda del Estado para su manutención y cómo a algunos ya no les salían las cuentas para seguir costeándose su estancia en las universidades europeas.

(Noticia vía  rtve.es. Foto vía 20minutos.es)