Hombre e ingeniero es el perfil mayoritario del emigrante actual de los países mediterráneos de la UE según refleja un estudio del Real Instituto Elcano realizado con un muestreo de 7.000 personas.

El Real Instituto Elcano ha llevado a cabo el primer estudio sobre territorio elaborado en cuanto a la emigración. Los resultados han revelado que el 89 % de la población española que ha emigrado a otros países, especialmente de Europa, cuenta con una educación superior. Así lo ha manifestado la investigadora Carmen González, que forma parte del proyecto , durante su ponencia Características y experiencias de los nuevos emigrantes españoles.

En el desarrollo de este proyecto se ha obtenido respuesta de 7.070 ciudadanos de Grecia, Italia, Portugal y España de los que más de 1.500 eran ciudadanos españoles que han salido de su país. Hombre e ingeniero se muestra como el perfil que mayormente busca oportunidades en otros sitios de Europa.

Del conjunto general de los que han optado por dejar España un 70% están trabajando pero en palabras de la organizadora de la jornada Migración en Tiempos Movilidad, Adela Ros, del Internet Interdiciplinary Institute (IN3), esta emigración significa un «fracaso» ya que el país no les están dado oportunidades. «Se nos va gente que de alguna manera están diciendo que no ven futuro y no ven presente, que las condiciones de vida que España les está dando no son las que ellos quieren para su vida y esto es un fracaso». La organizadora ha añadido que «el modelo español está llegando a un límite, hay gente que está diciendo hasta aquí, esas personas, en su mayoría jóvenes, son las que se van y muchas de ellas han llegado a otros países, sin nada, sin conocer. Es un fracaso porque más allá de los títulos universitarios son gente que tienen calidad y talento social«.

También Amparo González, del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), que ha presentado su ponencia sobre La nueva emigración española: primer reporte, ha indicado que se necesita hacer un trabajo más exhaustivo porque hasta hora «se ha hecho poco» para identificar claramente por qué se está dando la migración. «Los datos nos dicen que se ha ido gente cualificada pero no sabemos cuánto representa. Hay una posibilidad de que esto esté ocurriendo y de que estemos perdiendo a gente muy cualificada o que la perdemos transitoriamente». A lo que    agrega: «Existe esa vinculación con la crisis pero no sabemos si se va más la gente desempleada o si se va la gente que tiene empleo pero no está satisfecha con él porque sus expectativas de pretensión laboral o salarial en el puesto de trabajo se han visto truncadas. No sabemos a quién afecta más».